explicación Osho  Meditation

67525676 1424664077697659 4460541609565487104 n

 ---------------------------------------------------------------------------------------

Meditaciones OSHO

 ---------------------------------------------------------------------------------------

 

Una terapia meditativa

Meditación Gibberisch No Mente OSHO

Un proceso de siete días, dos horas al día. La primera hora se hace gibberish: volverte loco conscientemente, permitiendo cualquier sonido que salga de dentro, en cualquier idioma excepto en un idioma que tú conozcas; vaciando la mente de toda la basura. La segunda hora es para sentarse en silencio, sin hacer nada, permitiendo que surja un gran silencio de dentro.

Primera fase: 1 hora. Gibberish.
La palabra gibberish proviene de Jabbar, un místico sufí.Jabbar nunca habló ningún idioma, simplemente emitía sonidos sin sentido. Aun así, tenía miles de discípulos, porque lo que él decía era: «Tu mente no es nada más que gibberish (un parloteo o galimatías sin sentido). Déjala a un lado y podrás degustar el sabor de tu propio ser».

Utiliza el gibberish y vuélvete loco conscientemente. Vuélvete loco con absoluta conciencia de modo que te conviertas en el centro del ciclón. Simplemente deja salir todo lo que te venga a la mente sin preocuparte sobre su racionalidad, su significado. Solo saca toda la basura de la mente y crea un espacio en el que aparezca el Buda.

Gibberish significa: no digas cosas que tengan significado, no uses tu idioma. Utiliza el chino, si no sabes chino. Utiliza el japonés, si no sabes japonés. No uses el alemán si sabes alemán. Por primera vez tienes la misma libertad que los pájaros. Simplemente deja salir todo lo que te venga a la mente sin preocuparte sobre su racionalidad, su significado, su importancia, igual que hacen los pájaros.

Segunda fase: 1 hora. Silencio y observación.
El ciclón ha desaparecido y también te ha llevado a ti. El buda ha tomado su lugar en absoluto silencio e inmovilidad. Solo estás sentado, inmovil, con los ojos cerrados observando el cuerpo, la mente y todo lo que está sucediendo

Acerca de la Terapia Meditativa No-Mente OSHO:
Este es uno de los 4 procesos meditativos que creó Osho. La Rosa Mística, Nacer Nuevamente y la No-Mente están en la categoría de poderosas meditaciones que liberan energía.

Usando la técnica original y única de hablar solo galimatías, puedes liberar el estrés en tu mente y liberarte al expresar energías bloqueadas y reprimidas de una manera nueva y original. Te sentirás libre y liberado.

El gibberish, cuando se hace con intensidad absoluta, nos saca de nuestra mente lógica y nos adentra en los reinos de lo misterioso y espiritual. Ayuda a los participantes a ir más allá de sus límites habituales de expresión y de sus estructuras cotidianas, y a experimentar un estado más allá de la mente.

Las personas que han participado en el proceso Meditativos No-Mente en todo el mundo informan que después de hacerlo se han encontrado a sí mismos más abiertos, vulnerables y centrados, y han descubierto que cuando meditan pueden estar mucho más relajados y en silencio.

-----------------------------------------------------------------------

Meditación Volver a Nacer OSHO

Un proceso meditativo creado por Osho para redescubrir la frescura y la inocencia de la infancia, sin entrar en problemas psicológicos.
“Recuerda esto: volver a su infancia Todo el mundo anhela, pero no hace nada para recuperar de nuevo todo el mundo quiere esto, la¡ gente no para de decir que la infancia era el paraíso, así que continuaron escribiendo poemas sobre la hermosa infancia ¿Qué te detiene? lo trae! te estoy dando la oportunidad de recuperar su infancia”. OSHO

Un proceso de una semana, dos horas cada día.
Durante la primera hora compórtate como un niño, entra en tu infancia.

Todo lo que quieras hacer, hazlo (bailar, cantar, saltar, gritar, llorar), cualquier cosa, en cualquier postura. No hay nada prohibido excepto tocar a otras personas. No toques ni le hagas daño a nadie en el grupo.

Durante la segunda hora siéntate en silencio. Te sentirás rejuvenecido, más inocente, y facilitará tu meditación.

“Este gran experimento por el que estás pasando sirve básicamente para alcanzar de nuevo tu infancia perdida. Cuando digo «tu infancia perdida» quiero decir tu inocencia, tus ojos llenos de asombro, sin saber nada, sin tener nada, pero con la sensación de estar en la cima del mundo. Esos momentos dorados de asombro, alegría, sin tensión, sin preocupación, sin ansiedad, tienen que ser recuperados, redescubiertos. El sabio no es otra cosa que el círculo que comenzó en el momento de tu nacimiento recorriendo todo el camino, completo, hasta regresar al mismo punto”. OSHO

Una terapia meditativa

-------------------------------------------------------

Meditación del Corazón; Meditación Activa de Osho

La Meditación del Corazón es una Meditación Activa de Osho. Su nombre original proviene del inglés y se llama “Osho No Dimensions Meditation”.

Esta meditación activa fue desarrollada por Osho y se basa en técnicas sufís. Utiliza la respiración y una serie de movimientos coordinados seguidos por un movimiento giratorio. La energía se centra debajo del ombligo, en el hara, que es el “centro de la energía vital”. Tu cuerpo se mueve en todas las direcciones, manteniendo tu hara, tu centro, en el mismo sitio. Desde ahí observas tu mente y tienes una experiencia de lo que es la presencia y la totalidad.

Esta meditación consta de tres fases:

PRIMERA FASE:

Se realiza una secuencia de seis movimientos y se danza continuamente. Mantén tus ojos abiertos y pon tu mano derecha sobre el corazón y la mano izquierda sobre la mano derecha. Quédate ahí, inmóvil, durante unos segundos. Sscucha la música y céntrate en tu corazón.

Escucharás una campana, y en ese momento, inicia la secuencia de movimientos descrita bajo estas lineas. La música se usa para mantener el ritmo y los movimientos vienen siempre del centro o hara. Haz los movimientos con gracia, en un flujo continuo. Se emiten sonidos audibles “shúú” desde la garganta, siguiendo el ritmo de la música, que te marca en todo momento cuando inhalar y cuando exhalar. Cuando hayas interiorizado bien los movimientos y no necesites mantener los ojos abiertos, cierra tus párpados y fluye con el movimiento.

Repite la secuencia de seis movimientos continuamente durante treinta minutos:

  1. Coloca tu mano derecha sobre tu pecho y tu mano izquierda sobre tu mano derecha. Al mismo tiempo mueve el pie derecho y el brazo derecho (con los dedos extendidos, palmas hacia el frente) hacia delante, dejando tu mano izquierda en tu pecho. Vuelve a tu posición inicial con las dos manos sobre tu pecho, ahora tu mano derecha está sobre la izquierda.
  2. Repite este movimiento con el pie y brazo izquierdos. Vuelve a la posición inicial.
  3. Repite este movimiento con el pie y brazo derechos, girando hacia la derecha. Vuelve a la posición inicial.
  4. Repite este movimiento con el pie y brazo izquierdos, girando hacia la izquierda. Vuelve a la posición inicial..
  5. Repite el movimiento del pie y brazo derechos, girando hacia atrás por el lado derecho. Vuelve a la posición inicial..
  6. Repite este movimiento, con el pie y brazo izquierdos, girando directamente hacia atrás por el lado izquierdo. Vuelve a la posición inicial.

Las caderas y la cara siguen siempre la dirección del movimiento de las manos. Muévete con el ritmo de la música, en un flujo continuo. Esta primera fase de la meditación empieza lentamente y poco a poco gana en intensidad. A medida que la música se hace gradualmente más rápida, la quietud del centro se hace más evidente. Esta fase finaliza cuando la música se para.

SEGUNDA FASE:

Párate y quédate con tus manos en tu pecho, sintiendo los latidos de tu corazón y sintiendo tu respiración. Cuando inicie la música, respira profundo y cuando cambie el ritmo, empieza a girar en el sentido que te apetezca, hacia la izquierda o hacia la derecha. Si giras hacia la izquierda, pon tu brazo y pie izquierdo hacia la izquierda y el brazo derecha en la dirección contraria. Siéntete libre de cambiar la posición de tus manos donde te resulte más agradable cuando estés girando. Las puedes cambiar de posición tantas veces como desees.

Empieza a girar muy lentamente. Te moverás naturalmente más rápido una vez que tu cuerpo y mente se acostumbren al movimiento. No te esfuerces por ir muy rápido inicialmente. Si te parece que no lo puedes aguantar o  si sientes que te mareas, detente y permanece de pie o sentado. Para detenerte, baja el ritmo de los giros  y cruza los brazos en el pecho y sobre el corazón.

TERCERA FASE:

En silencio, acuéstate boca arriba en Shavasana, con tus piernas estiradas un poco más abiertas de anchura de caderas. Los brazos a los lados de tu cuerpo con las palmas de las manos mirando al cielo. No hay nada que hacer excepto estar contigo mismo. Deja que la energía que has acumulado fluya a través de ti. Una campana o gong te indicará el final de la meditación.

 ----------------------------------------------------------------

Una terapia meditativa

Meditación de la Rosa Mística OSHO

La Rosa Mística en un viaje hacia ti mismo.

Durante tres semanas nos encontramos tres horas al día en un proceso curativo, que transforma el cuerpo y la mente. Terminas con una sensación de frescura y asombro.

“Te estoy dando una técnica muy fundamental, fresca e inusitada. Y se va a convertir en un fenómeno mundial, sin ninguna duda, porque sus efectos mostrarán a cualquiera que la persona se vuelve más joven, más amorosa y llena de gracia. La persona se vuelve más flexible, menos fanática; en definitiva: más alegre y más festiva.

Todo lo que este mundo necesita es limpiar profundamente el corazón de todas las inhibiciones del pasado.

Primera semana — La Risa
La primera semana nos adentramos totalmente en la risa para liberarnos de la enfermedad de la seriedad. En esta encantadora situación grupal nos volvemos cada
vez mas juguetones y somos capaces de reírnos de nosotros mismos y de la vida en general. Aunque puede parecer imposible reír durante tres horas seguidas, la energía colectiva del grupo permite que suceda. Muchas capas de inhibiciones se liberarán durante esta semana. Te reirás como nunca hasta ahora. La terapia de la risa y el humos está siendo ampliamente reconocida por toda Europa y América como una profunda técnica de sanación que es practicada en los mayores hospitales para ayudar a sanar el cuerpo. La investigación científica ahora nos muestra que la risa mejora nuestro sistema inmunitario, alivia las depresiones, baja la presión sanguínea, alivia el dolor y tiene un éxito asombroso con todas las tipologías del estrés. Esta semana de risa ofrece la experiencia más profunda disponible hoy en día en campo de la terapia de la risa. Los beneficios psicológicos te ayudarán a obtener una nueva perspectiva en la vida y como vivir en un gozoso estado de relajación.

Segunda Semana — Las Lágrimas
La segunda semana las lágrimas, nos llevan a una nivel más profundo en el que nuestra tristeza, desesperación, el dolor y las heridas que nos mantienen atrapados en el miedo y el dolor, pueden ser liberados. Nuestras lágrimas han sido suprimidas profundamente y esto provoca malestar y enfermedad y muchos problemas psicológicos. A través de la expresión y la liberación de estas lágrimas, disolvemos vidas enteras de dolor y sufrimiento. Y nos podemos abrir a un estado de fuerza y ligereza que raramente experimentamos.

Tercera Semana – El Observador en la Colina
Después de toda esta limpieza y liberación de las dos primeras semanas, ahora caemos fácilmente en el silencio y la meditación, permitiéndonos deslizarnos en nuestra realidad interna con relajación y conciencia. Nos volvemos “El Observador en la Colina”. Esta compuesto por tres sesiones sentados de cincuenta minutos, con una danza ligera entre ellas para mover el cuerpo. Esta semana nos ayudará a estar mas centrados en el momento presente.

------------------------------------------------------------

Meditación Dinámica OSHO

Esta meditación tiene una hora de duración dividida en cinco etapas. Mantén los ojos cerrados y, si es necesario, usa una venda para taparte los ojos. Esta es una meditación en la que tienes que permanecer constantemente alerta, consciente y despierto, hagas lo que hagas. Permanece un testigo. Y cuando, en la cuarta etapa te hayas vuelto completamente inactivo, congelado entonces esta alerta alcanzará su punto álgido.

Esta técnica de meditación ha sido diseñada específicamente por Osho. Tiene que ser hecha de forma completa, sin saltarse ninguna fase o acortarla.

La mejor hora para hacerla es por la mañana temprano. También está recomendado hacerla en un ciclo de 21 días.

INSTRUCCIONES:

Primera etapa: 10 minutos.

¡RESPIRA!

Respira caóticamente por la nariz, de forma intensa, profunda, rápida, sin un ritmo, sin un patrón, y concentrándote siempre en la exhalación. El cuerpo se ocupará de la inhalación. La respiración debe entrar profundamente en los pulmones. Hazla tan rápida y tan fuerte como puedas hasta que literalmente te conviertas en la respiración. Utiliza los movimientos naturales del cuerpo para ayudarte a generar más energía. Siente como ésta crece, pero no te relajes durante la primera etapa.

Segunda etapa: 10 minutos
¡EXPLOTA!
Explota Deja que salga todo lo que necesita salir. Sigue a tu cuerpo. Dale a tu cuerpo libertad total para expresar todo lo que haya allí. Vuélvete completamente loco. Grita, chilla, llora, salta, da patadas, vibra, baila, canta, ríe; tírate por ahí. No reprimas nada; mantén todo tu cuerpo en movimiento. Fingir un poco suele ayudarte a comenzar. Nunca permitas que la mente interfiera con lo que está ocurriendo. Vuélvete loco conscientemente. Sé total.

Tercera etapa: 10 minutos
¡SALTA!
Con los brazos levantados por encima de la cabeza, salta hacia arriba gritando el mantra, “HÚ! HÚ! HÚ!” tan profundo como te sea posible. Cada vez que caigas, hazlo sobre las plantas de los pies, deja que el sonido golpee profundamente en el centro del sexo. Da todo lo que tengas; agótate completamente.

Cuarta etapa: 15 minutos
¡STOP!
Congélate donde estés, y en cualquier posición que te encuentres. No compongas el cuerpo de ninguna manera. Una tos, un movimiento, cualquier cosa disipará el fluir de la energía y se habrá perdido el esfuerzo. Sé un testigo de todo lo que te está ocurriendo.

Quinta etapa: 15 minutos.

¡CELEBRA!

Expresa todo lo que estés sintiendo a través de la música y el baile. Y lleva contigo esa vitalidad a lo largo del todo el día.

Video con instrucciones, comentarios y Osho hablando sobre esta meditación subtitulado en español en enlace.

 --------------------------------------------------------

Meditación Vipassana OSHO

Este método esta basado en el método de Gautama el Buddha. Es para practicar consciencia observando la respiración – Vipassana significa atestiguar. Se podría llamar „la meditación esencial“ ya que Buddha dejó de lado todo y lo único que permanece es la parte esencial de la meditación: la observación. Esta meditación en el formato Osho, es de una hora dividida en dos fases. En los primeros 45 minutos el participante, sentado cómodamente, acepta y vigila todo lo que sucede en su interior asistiéndose de su respiración natural. Durante los últimos 15 minutos se camina lentamente siendo consciente de cada movimiento de los pies sintiendo como tocan el suelo.

Instrucciones

Esta meditación dura una hora y tiene dos fases. Estarás sentado durante 45 minutos seguidos por 15 minutos de caminar lentamente. Puedes decidir si quieres continuar sentado por la hora entera.

Primera fase: 45 minutos


Encuentra una postura confortable que te permita mantenerte sentado. Esta bien cambiar de posición si lo necesitas, moviéndote lenta y conscientemente. Mientras estés sentado los ojos permanecen cerrados.


La esencia de Vipassana es observar y aceptar lo que surja. Estando sentado, el objetivo primario es observar las subidas y bajadas del vientre, ligeramente por encima del ombligo, causadas por la respiración natural. No es una técnica de concentración; por tanto, mientras observas tu respiración, muchas otras cosas apartarán tu atención. En Vipassana, nada es una distracción, se incluye todo ya sean pensamientos, sentimientos, juicios, sensaciones corporales e impresiones del mundo exterior. Observa todo lo que surge y gentilmente regresa a la respiración cuando te sea posible. Recuerda que es el proceso de observar es lo que es significativo, no lo que estás observando.

Primera fase: 15 minutos


 El objetivo principal de la observación es la sensación de los pies tocando el suelo mientras caminas. Tu atención se podrá concentrar en otras cosas.  Toma nota de lo que acaparó tu atención  y cuando te sea posible regresa gentilmente a los pies tocando el suelo.
Mantén los ojos bajos mirando unos cuantos pasos adelante. Es un caminar lento y natural, más o menos la mitad de tu velocidad normal.

 ---------------------------------------------

Meditación Mandala OSHO

Mandala significa círculo y todo círculo contiene un centro. En las tres primeras fases de esta técnica poderosa y energética de una hora de duración, el objetivo es „centrarse“ mediante la creación de un círculo de energía. Luego, en la cuarta fase, viene la relajación.

 

Instrucciones

Primera fase: 15 minutos

Con los ojos abiertos corre sober el mismo lugar, empezando lenta y gradualmente, moviéndote cada vez más rápido. Eleva tus rodillas tan alto como sea posible. La respiración, profunda y uniforme, hará que la energía interior se mueva. Olvídate del cuerpo, olvídate de la mente. Mantén el ritmo.
 
Segunda fase: 15 minutos

Siéntate con los ojos cerrados y la boca relajada y abierta. Deja rotar tu cuerpo desde tu bajo vientre como si fuera un junco movido por el viento. Siente cómo te mece el viento de lado a lado, de adelante hacia atrás, en forma circular. Las energías que has generado se moverán así hacia el centro del ombligo.
 
Tercera fase: 15 minutos

Acuéstate de espaldas, abre los ojos y, con la cabeza inmóvil, rótalos en la dirección de las manecillas del reloj. Permite que giren completamente alrededor de las cuencas, como si estuvieras siguiendo las manecillas de un reloj gigantesco, tan rápido como sea posible. Es importante que la boca se mantenga abierta y la mandíbula relajada, respirando de forma regular y con suavidad. Esta práctica permite centrar la energía en el tercer ojo.
 
Cuarta fase: 15 minutos

Cierra los ojos y permanece inmóvil.